Vivir de las apuestas deportivas y el juego online

Las apuestas deportivas a través de un casino online son una afición que emociona a millones de jugadores en todo el mundo, y muchos de ellos sueñan con ganar un día lo suficiente como para obtener un sueldo mensual. Conseguirlo es posible, pero antes de comenzar a soñar es necesario saber que las apuestas deportivas, como actividad profesional, pueden ser un trabajo muy duro y que no siempre ofrece la recompensa esperada. Es necesario que los aspirantes a convertirse en profesionales de las apuestas sean conscientes de los requisitos básicos que una persona debe tener antes de intentar vivir exclusivamente de las apuestas, y es que convertirnos en maestros del juego no sólo lleva tiempo y esfuerzo, sino también características intrínsecas que no son fáciles de encontrar en todos los jugadores.

Aun así, si apostar profesionalmente es tu sueño, nunca te rindas. Son muchos los que empiezan echando algunas monedas del cambio en las máquinas tragaperras, pasan a jugar a las mejores tragaperras online y terminan siendo profesionales del blackjack o el poker. Continúa perfeccionando tus conocimientos y aprendiendo de aquellos que son mejor que tú, y ten en cuenta que a veces una apuesta fallida no depende del todo de nuestro propio juicio. Existen cientos de factores que pueden alterar nuestros resultados, pero lo importante es acercarse a un número de aciertos lo suficientemente alto como para demostrar nuestra valía en el sector de las apuestas deportivas y el casino online.

En primer lugar, es necesario que un profesional de las apuestas tenga talento y sangre fría para saber pensar racionalmente, en lugar de dejar las decisiones en manos de simples impulsos y sentimientos. A veces nos vemos tentados a realizar apuestas más descabelladas de lo normal. Esperamos que por una serie de carambolas el resultado de la competición por la que apostamos se decida a nuestro favor, premiando nuestra arriesgada apuesta con grandes cantidades de dinero. En la mayoría de los casos, esta mentalidad sólo nos llevará a perder nuestros ingresos, afectando todo el trabajo que hemos realizado anteriormente basándonos en nuestras capacidades racionales, aquellas que verdaderamente nos ayudan a progresar.

Piensa en aquellos jugadores noveles que apuestan a favor de su equipo de fútbol favorito basándose simplemente en sus preferencias personales, a pesar de que una apuesta por el empate o en contra pueda ser más sensata. Según avances en tus conocimientos sobre el mundo de las apuestas te volverás capaz de distinguir este tipo de fallos e incluso te sentirás avergonzado por algunos ellos, pero lo más importante es discernir qué decisiones tomamos en base a nuestra intuición y cuáles de forma racional, es decir, juzgando en base a nuestros conocimientos y experiencia. No dejes que un simple impulso tire todo tu esfuerzo por la borda. Recuerda: una corazonada es una simple ilusión creada por nuestra mente, y no una garantía de éxito.

Esto nos lleva a otra característica común a todos los apostantes profesionales que encontramos en el casino online: la capacidad de análisis y síntesis de información. Si queremos minimizar el riesgo de nuestras apuestas, es necesario conocer a fondo todos los detalles que afectan al deporte en el que estamos arriesgando nuestro dinero. Por ejemplo, si apostamos por deportes en equipo como el fútbol o el baloncesto, es imprescindible dominar con el máximo detalle posible todos los factores que afectan al juego.



Puedes empezar comprobando que conoces a fondo las reglas del juego y del torneo concreto en que los partidos se desarrollan. Más tarde, puedes intentar ganar un conocimiento básico de todos los equipos que participan en la división en que estás apostando, para luego concentrarte en un equipo concreto sobre el que realizar tus apuestas. Respecto a este equipo, es imprescindible que conozcas a la perfección a sus jugadores y cómo sus características individuales o estrategias grupales pueden contrarrestar a determinados rivales. Esto incluye la adquisición de conocimientos sobre el entrenador del equipo y la filosofía de juego que aplica. Por ejemplo, si vamos a apostar en una final de Champions, puede parecer sensato apostar por un gol de la estrella del equipo con más ventaja en las apuestas. Sin embargo, si sabemos que el jugador tiende a sufrir nervios y desaparecer durante las finales importantes, y que además acaba de recuperarse de una lesión significativa, es probable que necesitemos repensar nuestra estrategia.

Esta capacidad de síntesis también hace referencia al tiempo que tardamos en asimilar los conceptos. Puede que invirtamos mucho tiempo en estudiar los aspectos del juego en que apostamos, pero si no somos productivos y pasamos demasiado tiempo estudiando áreas de poca importancia, estaremos en desventaja frente a alguien que dedica un pequeño tiempo del día a estas tareas, pero haciéndolo con eficiencia y trabajo duro. Es importante no desesperarnos en el caso de que suframos una mala racha plagada de pérdidas. Si intentamos compensar estas pérdidas con apuestas aún más altas y arriesgadas, terminaremos liquidando todos nuestros ingresos y pondremos fin en menos de lo que canta un gallo a nuestro sueño de convertirnos en profesionales de las apuestas. El apostante profesional es también ahorrador, pues sabe que algunos meses las ganancias serán muy grandes, mientras que en otros pueden ser casi inexistentes, especialmente al inicio de nuestra actividad.

Aunque ciertas estrategias de apuesta resaltan la importancia de las matemáticas, lo cierto es que en la mayoría de los casos no hace falta ser un genio de las matemáticas para vivir de las apuestas, a menos que deseemos diseñar un plan que confíe principalmente en estas. Pensemos, por ejemplo, en los grandes inversores en bolsa de la historia: aquellos que más triunfan no son los que desarrollan sistemas matemáticos casi perfectos, sino aquellos que comienzan de forma humilde y se centran en conocer el estado de la economía, los entresijos de las empresas en las que invierten y las condiciones que afectan a la producción de estas compañías. De hecho, los sistemas que se basan excesivamente en las matemáticas, aunque garantizan éxito a corto plazo, tienden a bajar el rendimiento cuando el tiempo pasa y las condiciones del mercado cambian.

Aunque parezca un elemento trivial, también es muy importante ser una persona fuerte emocionalmente y con gran autoestima. Cuando dejamos de depender de un trabajo que nos asegura el flujo constante de dinero para confiar en nuestra habilidad con las apuestas deportivas, las pérdidas en las etapas iniciales de la actividad profesional duelen más que nunca. No debemos dejar que estas pérdidas nos desmotiven y nos hagan abandonar nuestro objetivo antes de tiempo. Tampoco confíes en la compra de métodos que prometen hacerte millonario o descubrirte secretos de los casinos online que nadie conoce. Tú mejor baza es tu propio conocimiento del mercado en que apuestas, y no habrá nadie mejor que tú para discernir qué tipo de apuestas debes realizar. Utiliza aquellas combinaciones apuestas que dominas a la perfección, pero reserva una pequeña cantidad para experimentar nuevos métodos con apuestas minúsculas.

A pesar de resultar un trabajo duro en la mayoría de los casos, ser un profesional de las apuestas tiene ventajas innegables: la libertad de ser tu propio jefe y establecer tus propios horarios de trabajo es una perspectiva que ilusiona a la mayoría de trabajadores, pero debes saber que la mayoría de apostantes profesionales pasan años apostando como hobby hasta dar el gran salto. Por eso, ten en mente un plan financiero que te asegure un cierto colchón una vez seas capaz de dedicarte a tu actividad como apostante a tiempo completo. Mantén cierta cantidad de dinero ahorrado en base a tus gastos mensuales, y sé consciente de que las pérdidas serán más frecuentes durante los primeros meses. Otro consejo útil es preparar una serie de analistas y webs de predicción que te hayan funcionado a lo largo del tiempo, y dedicar ciertos momentos del día para consultarlas y leer análisis de expertos.

Es necesario saber aprovechar las distintas ofertas y bonos que los corredores de apuestas online ponen a nuestra disposición. Usando un Bet365 bono, por ejemplo, podremos aprovechar las ventajas que supone el mover una cantidad de ingresos alta, pues existen ofertas que llegan a duplicar nuestro ingreso inicial si apostamos bajo ciertas condiciones. Por ello, es necesario escoger una casa de apuestas fiable que nos permita aprovecharnos de ciertas ofertas que premian nuestra fidelidad. Si queremos dar el salto a la realización de ingresos más altos en nuestro saldo, nos podemos beneficiar de ofertas de bienvenida como el bono Bet365. Un ejemplo de bono Bet365 suele ser el de 100 euros, que nos garantiza un ingreso de 100 euros adicionales en nuestra cuenta siempre y cuando ingresemos otros cien nosotros mismos.